Google

Nuestra Música Mestiza  [1]

El Zumba-que-zuma

Guillermo Abadía Morales [2]

Esta variedad del joropo que sólo puede serlo en cuanto a la letra del texto, tuvo posiblemente en sus orígenes un carácter fes­tivo y satírico como su nombre lo indica. Hoy es un capricho musical sin compromiso de tema y asimilado a joropo normal en lo vo­cal, instrumental y coreográfico.


Miguel Angel Martín

Se le dice también Zumbador, quizás por el nombre de un pato migratorio de color rojizo.

Sangre Llanera  [3]

Este romance que se canta por golpe de zumba-que-zumba. [Miguel Angel Martín] 

Cantando un zumbaquezumba 
fue que yo me enamoré 
Y si lo vuelvo a cantar 
me enamoraré otra vez.  

Una, dos, tres, cuatro, cinco, 
seis, siete, ocho, nueve, diez,
y cuatro que son catorce
y dos que son dieciséis
dígame usted camarita
lo que le puedo aprender.

Dígame usted compañero 
cantando un zumbaquezumba 
lo que le puedo aprender 
cuántos pelos tiene un mico 
acabado de nacer 
¿y cuántas coyunturas tiene 
la culebra macaurel?

La pregunta que usted me hace 
se la voy a responder:
El mico tiene dos pelos 
que no se le pueden ver, 
la chiquita tiene treinta 
y la grande treinta y seis.

Mañana me voy pa’ Francia 
¿qué se le ofrece a usted? 
ya me le pongo a la orden 
mándeme sin interés 
cantando un zumbaquezumba 
mándeme sin interés. 
Saludes a mi mario
por si se encuentra con él 
que siete años lo he esperado 
y siete lo esperaré 
y si a los siete no viene 
de monja me meteré.

Su mano no lo conozco 
ni tampoco sé quién es 
diga señora siquiera 
en dónde lo encontraré 
cantando un zumbaquezumba 
en dónde lo encontraré.

El es bajito de cuerpo 
¡ay! de cuerpo, 
y de habla muy cortés 
monta en un caballo blanco 
caballo muy palomés 
en una silla vaquera 
hecha de cuero de res.

Por las señas que me da 
cantando un zumbaquezumba 
su marido muerto es 
en una mesa de dado 
quique lo mató un francés.

Qué desconsuelo señor 
¡ay! señor
yo de esto me moriré 
con mis hijos huerfanitos 
yo no sé que voy a hacer.

Si se casa usted conmigo 
cantando un zumbaquezumba 
de padre les serviré 
y no será ustá más viuda 
ni soltero yo seré.

Con usted yo si me caso
cantando un zumbaquezumba
y una condición pondré
que no juegue más los dados
o viuda seré otra vez,
cantando un zumbaquezumba
o viuda seré otra vez.


[1]  Guillermo Abadía Morales, La Música Floklórica Colombiana,Dirección de divulgación cultural, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1973, pág. 83.

[2]  Folklorista nacido en Bogotá en 1912. Es autor de cerca de 30 libros sobre el tema del folklor.

[3] Miguel Angel Martín, “Del Folclor Llanero, 3ª ed., Villavicencio”: Lit. Juan XXIII, 1978, pág. 81.


Inicio

Recursos

Biblioteca del Banco de la República

"Joropos Recios". Divensa de Colombia

Luis Quintiva [1950-1991] 

La mula roma (voz y bandola) en formato mp3



Diseño y Desarrollo Web